¿Por qué tu cabello es lacio o chino y cuál es mejor?

Las personas que tienen el cabello lacio lo quieren chino y las que tienen rizos mueren por planchárselos, ¿por qué no podemos tenerlo como queramos naturalmente?, ¿de qué depende que el pelo sea de una u otra manera?, ¿es mejor el cabello lacio u ondulado? Te lo contamos aquí.

Empecemos por decir que cuando se trata de pelo, todo se lo debemos a nuestros padres. Nuestros genes determinan el tipo de cabello que tendremos naturalmente, específicamente uno con el nombre de TCHH, encargado de generar la proteína llamada tricohialina, la cual es de suma importancia para definir la resistencia, la forma de la raíces y la apariencia del cabello, incluyendo si éste se verá chino o lacio al crecer.

Los folículos pilosos (aquellos de donde nace el pelo), su forma y tamaño también tienen que ver con el tipo de cabello que desarrollamos, su pinta y el grosor que tendrá. Otro factor que interviene nuestra herencia genética es la cantidad de keratina, proteína que da fuerza y resistencia al cabello, evitando su caída y las horribles puntas abiertas.

Así que nuestro ADN determinan la forma, la resistencia, el tamaño y grosor de nuestro cabello, pero ¿cuál es mejor? Hablando específicamente de la apariencia es cuestión de gustos, pero existen ciertas características en cada uno que vale la pena resaltar para enfocarnos en ciertos cuidados:

Cabello lacio

  • Puede tener menos keratina.
  • Es más propenso a la caída.
  • Suele ser más grasoso.
  • Tiende a ser más fino.

Si tu cabello es lacio, debemos decirte que será más difícil que sufras de resequedad. Siempre y cuando no lo laves de más, tenerlo de esta forma ayudará a que los aceites naturales se distribuyan más fácilmente, así que concéntrate en darle más fuerza y utilizar productos que contengan ingredientes para promover su resistencia como almendras, cítricos, proteínas o leche.

Cabello chino

  • Es propenso a la resequedad.
  • Tiende a ser más grueso.
  • Puede verse opaco.

Si tu cabello es ondulado o chino tendrás que poner especial atención a su hidratación, ya que su forma complica que la grasa del cabello llegue hasta sus puntas. Para mantenerlo sano procura el uso de acondicionador, mascarillas, shampoo y otros productos que contengan ingredientes como aceite de coco, aceite de oliva, aceite de argán o aguacate.

Es verdad que hay miles de productos que pueden transformar la apariencia natural de cabello y adecuarlo a los gustos de cada quien, pero al final no se trata de si uno es mejor que otro, todo se resume a cómo lo cuidemos.

Share