5 cosas que estás haciendo y envejecen tu piel

Olvídate de la comida chatarra que a todos se nos antoja al mediodía, o de las desveladas que solemos permitirnos los fines de semana mientras andamos de fiesta. El ritmo de vida actual, lleno de estrés por mantenerse al día y cumplir con todo tipo de responsabilidades que van desde la escuela y el trabajo hasta los hijos y las deudas, nos ha generado hábitos que están acabando con nuestra salud, especialmente la de nuestra piel.

Te decimos cuáles son las 5 cosas que seguramente haces a diario y debes comenzar a evitar cuanto antes, para mantener un cutis sano y hermoso.

1. Tener el celular junto a tu cama

Los teléfonos celulares emiten un cierto tipo de luz azul, la cual hace estragos en tu cuerpo: altera tu reloj biológico, afecta tu sueño, maltrata tu piel descomponiendo el colágeno y elastina, e incluso puede contribuir a ciertos tipos de cáncer, diabetes o enfermedades del corazón.

2. Estar al pendiente de tus redes sociales todo el tiempo

Si eres de las personas que acostumbra revisar su teléfono todo el tiempo y por lo general lo hace con la cabeza agachada, debemos decirte que esa posición obliga a los músculos del cuello a trabajar de más acelerando el proceso de envejecimiento de la mandíbula, el cuello y el pecho; los cuales junto con las manos, son puntos clave de tu piel que deben tener especial cuidado.

3. Usar popote

Una increíble razón para dejar de usar popotes, además del tema ambiental, es el cuidado de tu piel. Piensa en el movimiento que haces con la boca al succionar o prueba mirarte en el espejo mientras lo haces, verás que se marcan unas líneas delgadas en tu piel y arrugas alrededor.

4. Utilizar calor en exceso

Considera todas las fuentes de calor a las cuales expones tu piel todos los días: el agua caliente de la regadera, la secadora de cabello, la plancha, las tenazas e incluso los calentadores, todos son factores que pueden afectar tu piel. Al usarlos en exceso promoverás que se reseque, sea más propensa a heridas o infecciones y aparezcan arrugas.

5. Usar una funda de almohada equivocada

Mientras dormimos cada célula de nuestro cuerpo se regenera, eso incluye la piel, por lo cual es necesario que le otorguemos todos los aditamentos necesarios para que realice dicha función lo mejor posible, ahí es donde entra la funda de almohada de seda. Este tipo de material reduce la posibilidad de que arrugas y líneas finas aparezcan permitiendo que la cara se deslice, mientras más áspero sea el material, peor será para ti.

Cuidar de nuestra piel puede parecer una tarea inacabable, y todas las actividades que llevamos a cabo cada día no ayudan para aligerarla, pero evitar hacer estas 5 cosas contribuirá de manera enorme a su salud y apariencia, una situación menos de la cual preocuparnos en esta vida tan ajetreada.

Share